Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

Posted in Pareja | 0 comments

PISTAS PARA QUE UNA PAREJA PERDURE EN EL TIEMPO

PISTAS PARA QUE UNA PAREJA PERDURE EN EL TIEMPO

 

1013552_606557576057881_789390015_nT odos crecemos, de alguna manera, con la imagen de que el amor verdadero ha de durar toda una vida. Conforme pasan los años y tenemos experiencias amorosas, éstas nos marcan y condicionan en la posterior búsqueda y encuentros. Comenzamos a ser conscientes de lo difícil que es, ya no solo encontrar a la persona que deseamos tener a nuestro lado, sino una vez trascurrido ese primer momento pasional, encontrar un sentido a nuestra relación, sobrevivir a la cotidianidad, a los problemas y dificultades, a los sinsabores, a la llegada de los hijos, a los hijos en sí, a la propia evolución de los intereses personales, a la madurez, a la mella en nuestro cuerpo del paso del tiempo… Muchas cosas que tener en cuenta.

 

Giorgio Nardone, en su libro “Los errores de las mujeres en el amor“, nos habla de aquellas parejas, que de una manera excepcional, viven una relación intensa y feliz durante toda su vida. 

 

  • La primera característica de estas parejas es la continua práctica del cortejo en su vida. Como si siempre se encontrasen en la fase inicial de su relación, seduciéndose con frecuencia.
  • Un segundo componente estrechamente relacionado con el primero, típico de las parejas felices para siempre, es la complicidad: Si están rodeados de muchas personas, se lanzan miradas cómplices entre ellos; si uno de los dos se equivoca, el otro se pone de su parte sin criticarlo, y sólo más tarde le hace ver el error; ante cualquier problema del compañero, ella se pone de su lado, sin sustituirlo, sino haciéndole sentir presente su apoyo.
  • Por último, la tercera característica, quizás aún menos frecuente, que connota la relación amorosa a largo plazo es la exclusividad: es decir, lo que ocurre entre las dos personas es único e irrepetible con otro sujeto. Esta característica no es una inclinación natural de la relación, sino algo que, como las dos anteriores, ha de construirse y cultivarse, y, como las flores más bellas, si no se riega se marchita en una sola noche.
Fuente: Giorgio Nardone “Los errores de las mujeres en el amor” Ed Paidos 2011
 

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *