Pages Menu
TwitterRssFacebook
Categories Menu

LO QUE ME DIFERENCIA COMO PROFESIONAL DE OTRAS TERAPIAS

 

fortunadamente, en las últimas décadas la psicología ha evolucionado mucho desde sus orígenes (antes del s. V a.C) en los que bebía de otra ciencia como es la filosofía, su consolidación durante el s.XIX como una disciplina diferenciada de la filosofía, hasta la “reciente” aparición de las terapias de tercera generación (años 90). Hoy en día, ya estamos hablando de, incluso, psicología energética. 1891278_1423110587934329_989234509_n

Existen muchísimas orientaciones en psicología y es imposible formarse como profesional en todas ellas, por lo que cada profesional, una vez termina su formación universitaria, tiende a especializarse en alguna de ellas. 

 Me van a perdonar mis compañeros, pero la psicología es como las patatas, todos tenemos una idea de lo que es una patata, pero variedades hay cientos y cientos.

La mayoría del público desconoce este bagaje de la psicología, puesto que, a la mayor parte, lo que le viene a la cabeza al pensar en psicología es Sigmund Freud, el creador del psicoanálisis, y la típica imagen del diván y el terapeuta escuchando. A Freud la psicología le debe mucho, desde su divulgación hasta la simiente que ha propiciado la aparición de terapias y orientaciones más evolucionadas, pero también le debe esta bucólica y tópica imagen que, a mi entender, tanto daño nos hace aún en la actualidad.

Así pues, me dispongo a desmitificar ciertas creencias populares y que están a la orden del día y que, lamentablemente, con algunos profesionales de la psicología siguen siendo ciertas, aunque esto está cambiando rápidamente.

La orientación con la que trabajo, la Terapia Breve Estratégica fundada por Giorgio Nardone, ha desarrollado un innovador modelo de trabajo en los últimos 20 años con el que puedo y debo desmentir las siguientes creencias:

  1. “SI HAGO TERAPIA DEJARÉ DE SER YO MISMO, YA QUE INFLUIRÁN EN MI MANERA DE PENSAR”. Nada más lejos de la realidad, porque, de hecho, es comprendiendo y compartiendo tu manera de pensar como conseguiremos superar tu problema o dificultad.
  2. “SOLO SE VA AL PSICÓLOGO SI HAY UN TRAUMA, SE ESTÁ AL LÍMITE O SE TIENE PROBLEMAS MENTALES GRAVES”. No necesariamente, ya que la ventaja de acudir a un psicólogo estratégico es que nos permite hacerlo para superar también una dificultad. He tenido clientes con los que he trabajado satisfactoriamente en apenas dos sesiones. Se puede acudir al psicólogo para algo puntual (problemas de sueño) o para mejorar algún aspecto (las relaciones con los demás), un bloqueo (miedo a hablar en público), para una dificultad concreta (bloqueo y nervios a la hora de hacer un exámen) o para un problema (miedo a salir solo de casa, depresión, obsesiones...).
  3. “TODO PROBLEMA HA DE RESOLVERSE YENDO A “MIRAR” Y ANALIZAR EL PASADO”. Ir al pasado puede ayudarnos a entender el problema, pero no necesaria, ni generalmente, resuelve el problema. Es por ello que, desde la Terapia Breve Estratégica, nos centramos en el presente, en el problema y en cómo funciona, porque a través de ello es cómo lo resolveremos.
  4. “SIEMPRE SABES CUANDO EMPIEZAS UNA TERAPIA, PERO NO CUÁNDO LA ACABAS”Somos BREVES porque trabajamos con un número limitado de sesiones para que se constate que ha habido un cambio que sea referido por el cliente. Así que, con nosotros siempre sabes cuándo acabas.
  5. “LOS PROBLEMAS SE RESUELVEN DE MANERA LENTA”No necesariamente, desde nuestra orientación conseguimos que problemas enquistados desde hace años, como la agorafobia (miedo a salir solo) y los ataques de pánico, comiencen a resolverse en las primeras sesiones, llegando la persona a hacer cosas que hacía mucho tiempo que no podía.
  6. “EL PSICÓLOGO IMPROVISA LA TERAPIA”. Al psicólogo hemos de pedirle precisión, lo mismo que a un cirujano le pedimos que no nos corte ni más ni menos de lo necesario. Detrás de cada sesión de la consulta hay mucho trabajo previo y posterior con el fin de ajustar, ser eficaz y eficiente, no teniendo a la persona ni más ni menos tiempo del que sea necesario.
  7. “CON IR AL PSICÓLOGO EL PROBLEMA SE RESOLVERÁ”. No, la terapia requiere esfuerzo, motivación y constancia (como las cosas importantes en la vida). Igual que no esperamos que el médico nos cure simplemente porque nos sentemos frente a él, el psicólogo tampoco lo hará.
  8. “EN EL PSICÓLOGO, EL CLIENTE HABLA Y HABLA Y EL PROFESIONAL ESCUCHA”. Nada más lejos de la realidad. Si buscas una intervención donde tú y tus experiencias sean las protagonistas esta es tu orientación. Una de nuestras peculiaridades es que mandamos tareas para hacer entre las sesiones, tan importantes o más que lo que se trabaja durante la sesión. Nos interesa que vivas y experimentes el cambio, no que lo “aprendas” en tu cabeza.
  9. “LA MAYOR PARTE DE LOS PROBLEMAS Y DIFICULTADES MENTALES NO SE CURAN, SINO QUE SOLO PODEMOS APRENDER A VIVIR CON ELLOS”¡Rotundamente falso! Exceptuando problemas de salud mental muy graves (esquizofrenias, autismo...), donde es posible ayudar a la persona a mejorar su calidad de vida y adaptarse lo mejor posible a sus limitaciones, la gran parte de los problemas: miedos, fobias, obsesiones y compulsiones, depresión, problemas de relación con los demás... pueden resolverse con una adecuada intervención siempre que exista una condición indispensable: que la persona que la sufre esté dispuesta y motivada para cambiarlo.

 Espero haber acercado la intervención psicología a vosotros, haber clarificado y mostraros lo avanzada que está hoy en día la psicología, esta amada profesión. En posteriores artículos os mostraré diversos experimentos, avances  y descubrimientos de la ultima década.

Si deseas estar al día con mis artículos puedes suscribirte al blog:

Introduce tu email:

Delivered by FeedBurner